Más internet para Cuba, cortesía de Venezuela

Un cable de 1.600 kilómetros de fibra óptica comenzará a instalarse en el lecho marino en pocos días con el objeto de conectar a Venezuela y Cuba, informaron este miércoles fuentes oficiales de los dos países.

Un buque francés, de la compañía Alcatel-Luncent, a cargo del proyecto, se encuentra anclado en costas venezolanas desde el fin de semana. El cable se extenderá desde las ciudades de Camurí, en Venezuela, hasta Siboney, en Cuba, y multiplicará por 3.000 la capacidad de transmisión y recepción en territorio cubano.

El barco carga el cable, tecnología para su colocación y un robot submarino para supervisar la operación, de acuerdo con una nota publicada esta semana por el diario oficial cubano Granma.

La fibra óptica “mejorará drásticamente el servicio telefónico y de internet ofrecido a los habitantes de la isla”, mientras que fortalecerá la “interconexión internacional” de Venezuela, según una nota de este miércoles de la oficial Agencia Venezolana de Noticias.

Se estima una inversión de US$63 millones.

Para julio

La instalación del cable estaría completa para el mes de julio, según señaló el gerente de soluciones de Alcatel-Lucent, José Ignacio Quintero.

A lo mejor (el cable llega) al mismo Estados Unidos en el futuro
Hugo Chávez, presidente de Venezuela
La isla atribuye al embargo de Estados Unidos las limitaciones en materia de servicios de telefonía e internet. Actualmente depende de una conexión por satélite, costosa y con poco ancho de banda.

El propio presidente venezolano Hugo Chávez habló este fin de semana del proyecto, bautizado “Alba 1”, en alusión al mecanismo de integración al que también pertenecen Bolivia, Nicaragua y Ecuador.

“A lo mejor (llega) al mismo Estados Unidos en el futuro”, señaló el mandatario. “Algún día acabará ese bloqueo a Cuba injustificado, terrible, arbitrario del gobierno más poderoso del mundo sin ninguna razón”, añadió.

Por su parte, Ramón Linares, viceministro de Informática y Comunicaciones de Cuba, dijo que el efecto no se hará sentir de inmediato entre la mayoría de la población. “El despliegue de la conectividad no se resuelve de un día para otro, porque cuesta mucho dinero y son necesarias otras inversiones”, dijo a principios de enero.

Usos varios

Para el comunicólogo venezolano Antonio Pasquali, la afirmación de Linares explica sólo en forma parcial por qué el cable no se traduciría necesariamente en acceso a internet para todos los cubanos, mientras que podría tener otros usos no declarados públicamente por las partes.

“Es cierto que el último kilómetro de internet es siempre una línea de teléfono. Cuba es uno de los 13 países del planeta que ha perdido densidad telefónica en los últimos veinte años. Las redes civiles están peor que cuando las dejó (Fulgencio) Batista. (Sin embargo) otra cuestión es si van a abrir políticamente a los cubanos al mundo “, indicó.

Otra cuestión es si (el gobierno de La Habana) va a abrir políticamente a los cubanos al mundo
Antonio Pasquali, comunicólogo venezolano
Pasquali dejó espacio para la duda sobre la posibilidad de una apertura masiva de internet: “vamos a ver cómo se portan los cubanos; la situación está evolucionando”, le dijo a BBC Mundo.

En todo caso, apuntó a que el cable estaba “sobredimensionado”. Como “hipótesis de trabajo”, apuntó a que es posible que se le haya dejado capacidad para que fuera usado para “prestar servicios al satélite chino”. Esto por la vía de la base de Lourdes, un antiguo centro de espionaje ruso a pocos kilómetros de La Habana, ahora rehabilitado por China.

En cuanto a posibles beneficios para Venezuela, señaló que si el país “lo maneja con inteligencia, se pudiera quedar con una parte del mercado” en el Caribe. Especialmente en Jamaica, que no ha sido cubierto por Inglaterra y Estados Unidos como otros territorios anglófonos en esta parte del mundo.

Regresar a Logiconline

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: